Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘poema’

¿Sabrá el pez que está nadando

o pensará que vuela?

 

 

Me muevo

bajo las sábanas

como pez en el agua

y mi aleteo

puede provocar

un tsunami en otra parte del mundo

y de tu cuerpo.

Como un salmón en el río

subo a contracorriente

desde tus pies hasta tu boca

jugándome la vida

creando más,

dejándomela,

un ciclo que nunca termina.

Fuera de ti

ya ves,

no vuelo,

no respiro,

me ahogo

igual que un pez.

 

Read Full Post »

Qué maravilla París

cuando afuera es Madrid

y es de noche.

 

Qué maravilla los Campos Elíseos,

un cruasán a la plancha

relleno de crema

receta secreta

de herencia familiar,

y los besos franceses

que ahora son nuestros,

que son besos de helado

y de peces.

 

Qué maravilla la imagen

de poder agarrar

la Torre Eiffel con los dedos.

 

Qué maravilla el idioma,

la  r  francesa,

los petit dejeuner,

el Moulin Rouge

y el vino.

 

Qué maravilla anoche en París,

el Sena desde los tejados,

qué maravilla de la mano contigo,

qué maravilla en verano,

 

¡qué maravilla!

 

cuando afuera no es Montmartre,

cuando afuera es noviembre,

cuando afuera es Madrid.

 

Buenas noches,

je t’aime

plus

égale

aussi,   

buenas noches,

 

bonne nuit.

 

Read Full Post »

Tú 

siempre 

tienes la última palabra.

Yo 

el último beso. 

Read Full Post »

Y aterrizo

y te cuelgas de mi cuello en un abrazo,

y es cuando me doy cuenta de que las indicaciones están equivocadas.

Que me perdonen los aviones, corrijo:

LIFE VEST UNDER YOUR SKIN.

 

Read Full Post »

Lanzó Cupido la flecha

con tal efecto que

a modo de boomerang 

volvió,

y ¡qué puntería!

que sin verla venir,

alcanzó a darle,

atravesándole el pecho,

la espalda, las alas,

matándole el corazón,

brotándole la sangre,

la vida, el amor.

 

Cayó a la tierra

desplomado,

y desplumado.

 

¡Cupido ha muerto! ¡Cupido ha muerto!

Gritaban por las calles

jóvenes, niños, amantes, abuelos,

al verlo sin vida en el suelo.

 

La prensa publicó:

-El amor ha muerto-.

Y el público se lo creyó.

 

La prensa,

sensacionalista,

siempre la misma canción.

 

No quieren contarnos,

no saben quizá

que muerto Cupido,

se acabó la rabia.

Que las flechas matan

y Cupido lo hacía de amor.

 

 

Y de amor

que nadie muera,

y de amor

mejor vivir.

 

Y mejor,

vivir de amor.

 

 

Read Full Post »

Recorro los 300m lisos

que van desde la Telefónica hasta la puerta de tu casa,

disparo un mensaje con arco y doy en el centro de la diana,

das un salto adelante mortal con doble tirabuzón a mi boca,

y clavas la entrada.

 

Y entonces todo el esfuerzo mereció la pena,

y das el mejor salto de altura de toda tu carrera,

y sorteamos todas las vallas entrando en podio,

levantamos un match point y acabamos ganando el partido.

 

Y tras horas y horas en el agua,

nos colgamos el oro en natación sincronizada,

logramos la mejor marca olímpica en gimnasia artística,

y bato récord mundial en los 100.000kms mariposa,

-que es lo que el reglamento dice que miden mis venas-,

por las que ellas revolotean,

y la razón por la que he llegado en plena forma,

puedo decir incluso que en mi mejor momento,

a estas auténticas olimpiadas.

 

Quien dijo que la candidatura olímpica ‘Madrid 2016’ se había perdido,

que se tome un relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor,

que tú y yo este año nos llevamos el medallero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Read Full Post »

“¿Sabéis qué? A veces el mundo no es más grande 

que el cuerpo de la persona a la que amas”.

Sergio Carrión

Y yo aún voy más allá y te digo,

aunque tú ya lo sepas,

que se puede dar la vuelta al mundo en tu cuerpo:

subir al Everest de tu boca

y besar la vida de puntillas

cogiéndote la cara

o cogiéndote el culo,

o abriendo los brazos

queriendo así abarcar el mundo.

 

Y bañarme desnuda en tus playas caribeñas,

en tus Rías Baixas,

y calarme hasta los huesos en tus cataratas del Niágara.

Y acampar en todos los lagos

que dejamos en la cama de tanto llover,

y hacer fuego bajo una lluvia de estrellas.

 

Y ver cómo no se pone el sol desde tu Círculo Polar

porque eres verano.

 

Y atravesar sedienta el Sahara

desde tu cuello hasta tu ombligo,

continuar mi camino con la lengua fuera

y descubrir que los oasis existen.

 

Adentrarme entre tus piernas por la cueva de Son Doong,

y ver auroras boreales en tu pelo.

 

Ser la actriz principal de una obra en Broadway,

y cuando digo en Broadway me refiero en tu oído.

 

Tocar el cielo desde el Empire State de tu pecho izquierdo,

y comer helado italiano en tus pezones,

y pulpo a la gallega en tu lengua.

Escuchar París al abrazarnos

y excavando en tus cenizas redescubrir Pompeya.

 

Y montada sobre ti pasear por los canales de Venecia

y hacernos una foto bajo el puente de los Suspiros.

¡Ay… tu cara!

Y tu cara es Florencia

y me miras

y me late el corazón con mucha fuerza,

se me agota la vida,

tengo miedo a caerme,

es el síndrome de Stendhal.

 

Hasta se puede también montar en un cohete y pisar la luna

y contemplar desde tus ojos la Tierra,

y como dice Marta Plumilla en Mi vida en Marte:

desayunar mirando estrellas.

O como escribe también Rayden en un poema:

besayunarnos.

Pero se quedan cortos,

el desayuno de Marta,

el besayuno de Rayden,

el síndrome de Stendhal

y esta guía de viaje hecha un poema.

Read Full Post »

Older Posts »