Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Federico García Lorca’

Verde que te quiero verde.

Verde beso. Verdes caras.

La noche sobre Madrid

y Madrid en la mañana.

Cogidos de la cintura

ella es dueña de la banda,

verde carne, pelo verde,

con ojos de madrugada.

Verde que te quiero verde.

Bajo el casco de hojalata,

las estrellas le están mirando

y ella no puede mirarlas.

                     *

Verde que te quiero verde.

Por la Plaza Mayor de madrugada,

bajando hasta San Ginés,

siguiendo el camino del alba.

Las calles silban su viento,

por las esquinas al doblarlas,

y el chocolate con churros,

nos salva la madrugada.

¿Pero quién disparará? ¿Y por dónde…?

Ella sigue en su trinchera,

verde carne, pelo verde,

aún quedan balas en la cartuchera.

                     *

Compadre, tú no sabes,

con qué cuidado me lavó el verde de la cara,

cómo tocaban sus manos,

cómo mi nariz besó.

Compadre, vengo soñando

desde la primavera.

Si yo pudiera, mocita,

ese trato se cerraba.

Pero yo ya no soy yo,

ni mi voz es ya mi voz.

Compadre, quiero cantar,

saltando sobre mi cama,

con ella, si puede ser,

they just wanna, they just wanna…”

¿No ves la bala que sube

desde el pecho a la garganta?

Veo la bala, morena,

y el latir de tu pechera blanca.

Veo que es cosa de ella también

alargarte la madrugada.

Pero yo ya no soy yo,

ni mi voz es ya mi voz.

Dejadme llegar al menos

hasta los jardines solas,

dejadme llegar, dejadme,

hasta el Palacio de Oriente.

Hay princesas que no precisan

rey que les aposente.

                       *

Pero prosiguen los tres compadres,

hacia la alta madrugada.

Dejando un rastro de ayeres.

Dejando un rastro de ganas.

Andaban por Arenal

con el sueño a sus espaldas.

En Ópera ya no había estrellas,

era el azul de la mañana.

                     *

Verde que te quiero verde,

verde beso, verdes caras.

Los tres compadres llegaron.

La larga noche, dejaba

en la boca un dulce gusto

de risas, de ron, chocolate y esperanzas.

¡Compadre! ¿Te irás, dime?

¿Te irás tras los arbustos de los jardines?

¡Cuántas veces me acompañó!

¡Cuántas veces me acompañara,

cara fresca, negro pelo,

hasta la madrugada!

                      *

Pero un abrazo, un adiós princesa,

y su dulce voz en un mensaje al despertar.

Verde carne, pelo verde,

y su camisa y la mancha.

Como Pedro Andreu hace

con un soneto de Lope,

-quien los leyó lo sabe-

yo con descaro, aquí y ahora

he destrozado también

el inigualable Romance Sonámbulo de Lorca.

Verde que te quiero verde.

Verde beso. Verdes caras.

La noche sobre Madrid

y Madrid en la mañana.

(Como aquella foto que retrata

una pintada en la pared,

y en letras rojas se lee: Me vuelves Lorca.)

Anuncios

Read Full Post »